La Guía Oficial de NYC

Cinco días, cinco condados

Jessica Allen
Actualizado 25/05/2016
Publicidad

¿Cinco condados en cinco días? Sí, se puede hacer. Por supuesto, tendrás que apresurarte, confiando en el metro, los autobuses y tus propios pies, y de todas formas no alcanzarás a ver todo lo que los condados tienen para ofrecer. Pero nuestro itinerario sugiere lo mejor de cada uno, comenzando en la mañana y terminando en la noche. Mira los aspectos más destacados del Met y disfruta la alta cocina en Manhattan; compra productos hechos en Brooklyn y monta en la histórica montaña rusa del condado; visita un antiguo fuerte y prueba un buffet de Sri Lanka en Staten Island. Para experimentar verdaderamente toda la ciudad de Nueva York, necesitarías toda una vida, si no varias. Sin embargo, para probarlo, solo lleva unos días, una mente abierta y un excelente par de zapatos para caminar.

Publicidad
New York Botanical Garden New York Botanical Garden. Foto: Tagger Yancey IV

El Bronx: Mañana  
Con más de 600 especies de animales que habitan en sus 265 hectáreas, el Zoológico del Bronx ofrece días, si no invaluables semanas de entretenimiento. Sin embargo, puedes visitar algunos de los eventos principales en una mañana. Casi todos los días, los lobos marinos comen a las 11 de la mañana (con otra ronda a las 15) horas en su piscina en el histórico Astor Court, construido a comienzos de 1900. Luego pasa a ver uno de los hábitats más recientes del zoológico, con los dragones de Komodo; echa un vistazo a algunas de las novedades de la primavera, una nutria bebé y algunos murciélagos; o echa un vistazo a Madagascar, hogar de cinco tipos de lémures, mangostas de cola anillada, cucarachas silbantes y más. Al lado del zoológico esta el Jardín Botánico de Nueva York, con 250 hectáreas de flora y más de 1 millón de plantas (hay casi 1 millón de narcisos), así que siempre hay algo hermoso en cualquier época del año. Recorriendo estas dos atracciones te has ganado un gran almuerzo. Puedes conseguir una pizza Napolitana en Cero Nove de Otto en Arthur Avenue, donde hay un conglomerado de restaurantes italianos y panaderías que se sienten (y saben) totalmente auténticas. Alternativamente, un paseo en autobús de 25 minutos a través del condado te lleva a la Taqueria Tlaxcalli, un excelente puesto para comida mexicana.

El Bronx: Tarde y noche
Muchas de nuestras recomendaciones del Bronx te pueden hacer deambular por los parques, incluyendo Franz Sigel Park y Joyce Kilmer Park. El hecho es que, si bien el Bronx es una de las áreas más densamente pobladas de los Estados Unidos, también tiene muchos espacios verdes. Durante la Guerra de Independencia, George Washington y sus tropas maniobraron alrededor de esta área, espiando a las tropas británicas acampadas a lo largo del cercano río Harlem. Ambos parques están al lado de otra pieza importante de la historia de la ciudad, la Grand Concourse, que fue construido a partir de 1890; hoy es una hermosa arteria desde la calle 138 al Parkway de Mosholu. Presta especial atención a los notables edificios Art Déco y Art Moderne mientras viajas al Museo del Bronx , el cual contiene una colección de obras contemporáneas que enfatizan la comprensión intercultural. Dependiendo de la época del año, podrías terminar el día animando a los "Bombarderos del Bronx", más conocidos como los Yankees de Nueva York. Si no te gusta comer comida en el estadio, opta por probar un guiso picante en Ebe Ye Yie, un epicentro de la pequeña Ghana, o puedes probar jerk chicken en Feeding Tree, un amado destino jamaiquino de la zona. Definitivamente toma una bebida en Stan’s Sports Bar, el cuál esta adornado con recuerdos como una tarjeta de béisbol original de Joe DiMaggio, camisetas y fotos.

Brooklyn: Mañana
Cuando el clima esta cálido, inicia tus exploraciones en uno de los puntos más vibrantes de la ciudad, Coney Island, hogar de la histórica montaña de rusa el Ciclón de Luna Park. Si la temperatura esta buena, puedes sumergir tus pies en el océano Atlántico, pasearte en vestido de baño por el paseo marítimo y dejar que la brisa salina del mar se filtre por tu cabello. No te olvides comer un perro caliente en el famoso Nathan . Son tan buenos los perros de ese lugar que, según la leyenda, al presidente Franklin D. Roosevelt le envíaban a Yalta las salchichas por correo, seguramente para disfrutarlas mientras charlaba con Joseph Stalin o Winston Churchill. Para aquellos que piensan que es demasiado pronto para un perro caliente, tengan en cuenta que Tom's Coney Island en el paseo marítimo está abierto durante todo el año y sirve desayunos.

Después de una mañana en el mar (o cerca a la playa durante los meses que no son verano), visita Prospect Park , que cuenta con un zoológico y un Audubon Center, junto con 585 hectáreas de esplendor natural. Entonces dirígete al cercano Museo de Brooklyn, conocido por su extensa colección de artefactos egipcios. Otras cosas que se destacan en el museo más grande del condado es la obra de la artista Judy Chicago, The Dinner Party , un famoso trabajo feminista, con 23 salas, que muestran detalles arquitectónicos y de diseño de interiores auténticos desde 1600 hasta 1900. Es posible que tengas una idea de cómo era la vida cuando Brooklyn era "Breuckelen", hogar de colonos europeos y nativos americanos. Mientras tanto, y cuando sientas hambre, considera visitar el restaurante del Museo, The Norm , cortesía del chef estrella Michelin Saúl Bolton. Para una opción más informal, prueba B Café o BKM Bowl, los cuales ofrecen comida de Brooklyn centrada en alimentos que incluyen sándwiches elaborados en colaboración con artistas del Museo.

Rayo en Luna Park en Coney Island Rayo en Luna Park en Coney Island. Foto: Julienne Schaer
Interior del Museo Brook Museo de Brooklyn. Foto: Tagger Yancey IV

Brooklyn: Tarde y noche
La tarde comienza con un paseo a través del Museo de tránsito de Nueva York, en Brooklyn Heights. Aquí, puedes maravillarte con los mapas, pasar por torniquetes, contemplar fichas y (elementos que incluyen botones y monedas utilizados ilegalmente en lugar de fichas) y, lo mejor de todo, caminar a través de vagones reales del metro de antaño. A juzgar por los pequeños asientos de mimbre y la altura de los ventiladores de metal, la gente realmente era más pequeña en el pasado. Deja el Museo y haz un recorrido a Smith Street, hogar de lindas tiendas y grandes restaurantes en el cruce de Cobble Hill, Boerum Hill y Carroll Gardens. Si tienes tiempo, toma una lección de patinaje en Homage (las instalaciones están a 10 cuadras de la tienda). Las opciones para la cena incluyen los 15 platos impares en Chef's Table en tarifa de Brooklyn, el único restaurante en Brooklyn que cuenta con tres estrellas Michelin, y la tarifa decididamente menos sofisticada, de la granja a la mesa en Prime Meats. La noche es joven y el barrio animado: Escucha algo de música enPete’s Candy Store, en Williamsburg o dirígete más al este a Bushwick para un cóctel artesanal en The Narrows o elabora una pinta en The Sampler. No importa qué, termina tu día en Brooklyn con un paseo a través del Puente homónimo, siempre está abierto y la vista nunca pasa de moda.

Carnes de Primera Carnes de primera. Fotografía: Malcolm Brown

Manhattan: Mañana
Comienza en Cafe Sabarsky si hay una experiencia de desayuno más elegante en la ciudad, todavía tenemos que encontrarla. Siguiendo el modelo de los cafés de Viena, el espacio presenta banquetas tapizadas en telas de 1912 Otto Wagner y accesorios de iluminación de Josef Hoffmann. Después de una comida de jamón bávaro y huevos junto con un einspänner (café expreso doble con crema batida), cruza la Quinta Avenida hasta el Met. El Museo cubre 2 millones de pies cuadrados, así que coge un mapa y estratégico. En la colección se destacan el monumental templo de Dendur, la obra de Emanuel Leutze Washington Cruzando el Delaware, obras de Vincent Van Gogh y otros maestros del siglo 19. Encuentra lo que te interesa y recuerda que lo que no veas te estará esperando en la próxima visita. Desde el Met, dirígete hacia el sur a través de Central Park y luego hacia Midtown. Tu destino, Rockefeller Center y su plataforma de observación de 70 pisos de altura, conocida como Top of the Rock , o camina otra docena de cuadras al sur en donde podrás encontrar los miradores de los pisos 86 y 102 del Empire State Building. Llega a la cima para que te maravilles con la vista que se extiende a tus pies. Es una recompensa suficiente, pero ¿ y por qué no celebrar tus logros hasta el momento? Celébralos con comida en Le Bernardin o también en Columbus Circle en Per Se de Thomas Keller. Prueba la cocina fusion americana- asiática en Má Pêche, que forma parte del grupo de restaurantes Momofuku. El propietario David Chang es uno de los chefs más influyentes en la escena de los restaurantes de NYC en los últimos 10 años.

Manhattan: Tarde y noche
Después del almuerzo, toma el metro hacia el sur a Chelsea y camina a lo largo del High Line. Este parque es muy popular y puedes encontrar un montón de lugares tranquilos, sobre todo entre semana. Camina por los senderos elevados que te llevarán hasta Meatpacking District, en donde puedes tomarte el tiempo para dar una vuelta alrededor de las amplias galerías y terrazas al aire libre del Museo Whitney , el cual acaba de regresar a downtown después de 60 años en el Upper East Side. Sal del parque por el lado del West Village y camina hacia Greenwich Village en ambos barrios abundan las calles bonitas, arboladas, con cafés y pequeños restaurantes muy románticos. Uno de los favoritos es The Little Owl , un lugar tradicional del barrio por excelencia. El menú se inclina hacia el Mediterráneo estacional, aunque la atmósfera animada y amigable es puro Nueva York. Para opciones de vida nocturna, regresa al Meatpacking District. Swank, moderno y Le Bain te permite imaginar que estás en un episodio de Sex and the City. Menos exclusivos hay bares cercanos como Brass Monkey, Corner Bistro y Johnny's. Una noche de Manhattan diferente pero igualmente perfecta consiste en tomar el metro a TImes Square para ver un espectáculo de Broadway. Ve a ver El fantasma de la óperaSi quieres irte por lo clásico o Kinky Boots si deseas algo alternativo.

Queens: Mañana 
Hazte una idea de la tremenda diversidad que hay en Queens, saliendo a desayunar en el hall de comidas del centro comercial New World . En lugar de Subway o Sbarro, encontrarás tortillas al vapor, albóndigas, sopas y fideos de regiones de China, Corea y Hong Kong. Después de recorrer las calles de Flushing y su barrio chino, dirígete a Flushing Meadows Corona Park. La Unisphere, un globo de acero de 140 pies de altura en medio de un espejo de agua, sigue en pie como un monumento a la Feria Mundial de 1964. Desde aquí se puede visitar el Queens Museum, cuyo edificio original es una reliquia de una feria anterior — una renovación 2013 trajo el lugar 50.000 pies cuadrados de espacio adicional para nuevas galerías, estudios de artistas y mucho más. Su obra más famosa es un modelo a escala de la ciudad que cuenta con 895,000 edificios construidos antes de 1992 (y unos pocos después). Diviértete encontrando tu hotel, así como los monumentos famosos. Si eres un fanático de los deportes, desvíate a Citi Field , donde los Mets juegan, o al USTA Billie Jean King National Tennis Center, en el cual cada verano, se juega el Abierto de Tenis de los Estados Unidos. De lo contrario, toma el metro a Jackson Heights, que cuenta con una sorprendente gastronomía asiática y latinoamericana. Primero visita, Phayul , que sirve platos tibetanos. Para lo último, prueba Empanadas Mamá, que cuenta con un menu diverso de relleno de empanadas como pollo desmenuzado, manzanas y canela; kielbasa y sauerkraut. 

Publicidad
Museo de Imagen en Movimiento Museo de Imagen en Movimiento. Foto: Marley White

Queens: Tarde y noche
Después de otro rápido paseo en metro, estás en Astoria. Además de tener la mejor comida griega y egipcia alrededor, este barrio tiene una larga conexión a la televisión y las películas. En efecto Orange Is the New Black y Sesame Street son dos de los programas de TV grabados en los estudios Kaufman de Astoria; ancla del distrito de las artes de Astoria. Aprende todo sobre el arte de hacer películas en el Museo de la imagen en movimiento, que cuenta entre su colección permanente con el maniquí que gira la cabeza en El exorcista, figuras de Star Wars y trajes de series y películas originales como Mork & Mindy, Chicago y Annie Hall. Haz tu camino adyacente a Long Island City, el cual también es un lugar importante en el negocio del entretenimiento, su Silvercup Studios es hogar de programas como Girls y Elementary . En el extremo norte del barrio, encuentras Gantry Plaza State Park que ofrece una increíble vista de la zona este de Manhattan. Si llegas a tiempo, es posible que puedas ver la puesta de sol más allá de las Naciones Unidas y el Edificio Chrysler desde una de las sillas Adirondack del parque. El barrio también cuenta con algunos bares, incluyendo Dominie's Hoek , de la discreta y vieja escuela, el brillante Alewife, con cervezas artesanales de todo el mundo. La comida en ambos lugares es buena, también. O podrías regresar a Jackson Heights y comer a través de los carros de comida callejera que salen a lo largo de la avenida Roosevelt casi todas las noches.

Fort Wadsworth en Staten Island Fort Wadsworth. Foto: Annabel Ruddle

Staten Island: Mañana
¿Quieres ver la Estatua de la Libertad mientras disfrutas de la vista del puerto de Nueva York, gratis? Súbete al Ferry de Staten Island. En vez de darte vuelta y regresar a Manhattan, desembarca y visita el monumento conmemorativo del 11 de septiembre al lado de la terminal del ferry. Esta escultura honra a los residentes de Staten Island que murieron el 9/11. Luego toma un autobús a Fort Wadsworth; el área fue primero fortificada por los británicos a finales de 1700, y la fortaleza actual fue construida a mediados de los años 1800 y utilizada por el ejército estadounidense hasta 1990. Puedes visitar sus baterías históricas, admirar la arquitectura y la vista de la ciudad más allá y arriba del puente Verrazano-Narrows. Los atletas podrán apreciar la fortaleza por otra razón; la maratón de Nueva York que comienza aquí. No muy lejos al norte de Fort Wadsworth, puedes conocer la vida de Alice Austen, visitando su casa. Alice fue una de las primeras fotógrafas en los Estados Unidos . Continúa en la misma dirección hacia Lakruwana, donde puedes saciar tus ganas de comida auténtica de Sri Lanka. Los restaurantes con bufetes de todo lo que quieras comer, estan disponibles los sábados y domingos. El menú incluye pollo condimentado y otros alimentos hechos en vasijas de barro.

Staten Island Yankees Staten Island Yankees. Foto: Julienne Schaer

Staten Island: Tarde y noche
Durante el verano, puedes ver a los Staten Island Yankees, quienes son los rivales de the Brooklyn Cyclones de la liga menor. A decir verdad, a veces es difícil concentrarse en el juego de béisbol, teniendo en cuenta la excelente vista del horizonte del estadio. Los fuegos artificiales después de los juegos de viernes y sábado se suman a la diversión. De lo contrario podrías ver un espectáculo en el Teatro de St George, un teatro estilo barroco que abrió en 1929. (El teatro ofrece recorridos con cita previa durante el día). La gente a menudo alaba algunos restaurantes por preparar la comida como la hacian las abuelas, pero en Enoteca Maria hay un equipo rotativo de verdaderas abuelas italianas, las cuales se apoderan de la cocina desde los miércoles a las 15 horas, cerrando el domingo y produciendo primeros y segundos platos hasta que se acaba la comida. Hablando de italianos, Staten Island tiene algunas de las mejores pizzas de la ciudad. Si puedes comprimirlo, prueba el garbage pie (cubierto con salchichas, albóndigas, pepperoni, cebolla y champiñones) en Denino’s , abierto y de propiedad familiar desde 1937. Un excelente día merece un gran cierre. Puedes disfrutar de especialidades como whisky o cerveza artesanal en Ruddy & Dean o apreciar la vista del canal mientras te tomas un daiquiri en Tiki Island durante los meses más cálidos.

El interior del Met 5th Avenue The Met Fifth Ave. Foto: Tagger Yancey IV
Jackson Heights Jackson Heights. Foto: Joe Buglewicz
The Little Owl en el  West Village The Little Owl. Foto: Tagger Yancey IV

Publicidad

De parte de nuestros socios comerciales

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software